Convención Paz Global 2010
Nairobi, Kenia
Dr. Hyun Jin Moon
Discurso de Apertura

Su Excelencia Presidente Mwai Kibaki, Su Excelencia Presidente Girma Wolde-Giorgis, honorables participantes de todo el mundo, damas y caballeros, es un honor y privilegio encontrarlos aquí en Nairobi, Kenia para esta prestigiosa ocasión de la Convención Paz Global 2010. Gracias por su participación y compromiso continuo a la noble causa de paz.

Yo especialmente quiero expresar mi sincera apreciación a Su Excelencia, Presidente Mwai Kibaki, nuestro Patrón para esta convención, por su buen gobierno como un promotor de paz y prosperidad en este continente de África. Vamos todos a reconocer a Su Excelencia Presidente Kibaki con aplausos.

Y gracias al Dr. Manu Chandaria, por su extraordinario liderazgo como Co-Director para esta Convención Paz Global, junto con el Co-Director Arzobispo Dr. Eliud Wabukala y Sir James Mancham, Presidente fundador de la Republica de Seychelles. También quiero apreciar a los miembros del Concejo de Liderazgo de GPF, como también al Comité Organizador de la Convención Paz Global, y los muchos voluntarios que hicieron tanto para darnos la bienvenida aquí el día de hoy.

Damas y caballeros, este es un momento propicio para Kenia y África. El lanzamiento de la nueva constitución de Kenia por el Presidente Kibaki y el Primer Ministro Raila Odinga en el Parque Uhuru marca un hito significativo en la transformación de esta nación clave, especialmente dada la discordia experimentada después de las elecciones presidenciales del 2008. Esto sugiere que los Kenianos son personas de principios y valores que están dispuestos a desprenderse de la lucha histórica de África con la corrupción, el conflicto y la pobreza, y crear un nuevo precedente para el continente. Más importante aún, esto señala un nuevo nacimiento de esperanza, reconciliación y auto determinación, no solo en Kenia sino a lo largo del continente de África, a medida que los Áfricanos se hacen cargo de sus propios destinos.

La Convención Paz Global 2010 está siendo convocada en Nairobi como la culminación de una serie de significativos Festivales para la Paz Global realizados alrededor del mundo. Desde el Festival Paz Global del del Sur de Asia, realizada en Katmandú, Nepal, hasta FPG Asia Pacífica realizada en Yakarta, Indonesia y pasando por FPG Latinoamérica en Asunción, Paraguay; estos festivales han estimulado la imaginación y energía de personas en las regiones más dinámicas alrededor del globo para liderar el proceso de paz como también iniciar caminos innovadores para la prosperidad y el desarrollo. Estoy encantado de reportar que cada una de estas iniciativas han generado la iniciativa local y regional en adición a la acción colaboradora motivada por la visión transformadora de Una Familia Bajo Dios.

La edificación de esta Convención también incluyó una importante Conferencia de Liderazgo Paz Global en Corea examinando problemas críticos de paz y desarrollo sostenible y balanceado. Esta consideró los beneficios y desafíos del modelo Saemaul Undong que ayudó a levantar a Corea del Sur de la devastación de la guerra y la pobreza para convertirlo en una potencia económica y un miembro de los G-20 en menos de 60 años. Esta conferencia fue especialmente significativa porque tomó lugar antes de la histórica Cumbre de G-20 en Seúl, Corea, donde fueron discutidos los problemas de desarrollo y pobreza, de esta manera, enmarcando apropiadamente los problemas de desarrollo en el mundo en estado de desarrollo.

A medida que este impulso se construye desde Asia a las Américas y pasando por el continente Africano, con Kenia al final – con el triple impacto de la Cumbre Internacional de Jóvenes Líderes, Festival Paz Global África, y Convención Paz Global 2010 – puede servir como un llamado de clarín para demostrar que la construcción de un mundo de paz y prosperidad puede ser alcanzable a través de nuestro compromiso común para substancializar la visión de Una Familia Bajo Dios.

El tema de la Convención es “Una Familia Bajo Dios: Resolución de Conflicto, Paz y Desarrollo.” Nuestros procesos aquí son únicos en los que deliberamos enfoques concretos a problemas críticos a través de lentes de una visión espiritual común arraigada en principios y valores universales. En Esencia, reconocemos que las soluciones finalmente deben dirigirse a las causas de raíz y, así, debe incluir la dimensión espiritual intrínseca de la experiencia humana. Por lo tanto, es importante notar que esta Convención no está buscando encontrar una respuesta estrecha a solo una dimensión de la paz y el proceso de desarrollo sino, para encontrar la solución holística uniendo a todos los sectores y partes a la “mesa” proverbial para que sean los dueños de la paz y la coprosperidad.

Damas y caballeros, todos alrededor del globo, naciones en el hemisferio sur, como Kenia, están pasando por cambios dramáticos, con los desafíos esenciales, así como oportunidades significativas. A diferencia de los vecinos del norte que se han atascado en la recesión global, ellos están relativamente intactos. Con el potencial ilimitado de los recursos naturales y humanos desaprovechados como también las posibilidades de nuevos mercados emergentes, el hemisferio sur muestra la gran promesa de crecimiento y vitalidad en la economía global. Como resultado, los modelos de desarrollo establecidos en el occidente, los cuales en el pasado, han estado incuestionables y están perdiendo su relevancia mientras el mundo mira nuevos enfoques para el desarrollo y la prosperidad.

Hemos alcanzado un punto de inflexión en la historia donde las circunstancias hoy están listas para un cambio de paradigma o de mayores proporciones que podría afectar positivamente o negativamente este siglo. Como un hombre de fe, no puedo sino sentir la mano de la divina providencia guiando estos desarrollos. Al mismo tiempo, siento la urgencia de una nueva generación de líderes globales para hacer su marca en la historia. Les cuento a ustedes que el factor de decisión de tales tiempos es siempre liderazgo moral e innovador, en cada nivel.

Qué quiero decir con liderazgo moral e innovador? Primero, éste tiene que promover un “bien mayor” que pueda beneficiar no solo el individuo sino la sociedad en general, la nación y el mundo. Esta es la necesitada orientación moral de liderazgo. Debe ser guiada por una visión común o aspiración y arraigarse en principios y valores universales irrevocables que tienen la extensión y la profundidad de abarcar la diversidad de la familia humana.

Segundo, esta tiene que aprovechar la necesidad creativa de la humanidad de avanzar y desarrollar la condición humana. Este es el aspecto innovador del liderazgo. En cada cultura hombres y mujeres extraordinarios han propulsado la humanidad en los campos de filosofía, ética, ciencia, deportes y artes, a través de ejercitar libremente sus talentos dados por Dios, incluso hasta el punto de desafiar paradigmas existentes. Superando las restricciones religiosas, sociales, y legales de su tiempo, tales innovadores trajeron grandes avances y libertades al mundo moderno.

Damas y caballeros, los avances científicos rápidos continúan contrayendo el globo con mejoras dramáticas en viajes, comunicaciones, y el intercambio de información. En el pasado, la distancia y el tiempo fueron “impedimentos físicos” los cuales aislaron y separaron la raza humana. Sin embargo, ya no hay más impedimentos relevantes. La ciencia y la tecnología han removido las barreras físicas pero no han removido las presunciones raciales, religiosas, nacionales, tribales o étnicas, las cuales son todavía las fuentes de los conflictos continuos alrededor del mundo.

El poder transformador de la visión de crear Una Familia Bajo Dios es hallada en la verdad fundamental de que todas las personas, sin importar la raza, religión, nacionalidad, tribu o etnia, son seres espirituales que comparten una herencia común en un Dios o Creador. Como Victor Hugo habría dicho: “Más poderoso que una armada invasora es una idea de que el tiempo ha llegado.” Alrededor del mundo, nuestros Festivales Paz Global han demostrado que las personas de historias diversamente extensas están listas para acoger esta visión y comprometerse a sí mismos a unirse, trabajando y viviendo como una familia humana global.

FPG ha desarrollado asociaciones multisectoriales con sus iniciativas en tres áreas claves: 1. La construcción de asociaciones interconfesionales, 2. El fortalecimiento de familias 3. La promoción de una “cultura de corazón” a través del servicio. En solo tres años, FPG ha comprometido a millones de personas en los seis continentes, atrayendo la energía de la convicción de compañeros de la sociedad civil, los recursos de la comunidad empresarial, los valores compartidos de organizaciones basadas en la fe, como también el compromiso de agencias de gobierno.

Nuestro enfoque innovativo para asociaciones interconfesionales ha traído líderes de todas las grandes tradiciones de fe, como también aquellos que no están unidos a una tradición de fe, a participar juntos de maneras sin precedentes. FPG conscientemente evita defender cualquier dogma o tradición religiosa particular, en contraposición a ello, sobresalta la espiritualidad como la base de la construcción de una plataforma común de aspiraciones, principios y valores comunes. Como resultado, estamos trabajando efectivamente alrededor del globo: Desde naciones de antiguos bloques comunistas hasta América que es básicamente pluralista y capitalista; desde la secular y progresiva Unión Europea hasta el profundamente religioso Medio Oriente; y desde la tradicional y tribal África hasta la diversa y enérgica Asia.

Tercero, FPG afirma que la familia no es solo vital para el bienestar espiritual del individuo, sino también para la construcción de una sociedad, nación y mundo pacíficos. La familia es la unidad fundamental de la sociedad donde se aprenden las habilidades más esenciales de la vida. Esta es la escuela del amor, donde las virtudes que subyacen en todas las relaciones sociales positivas son practicadas y hechas reales. Por lo tanto, es vital apoyar las instituciones tradicionales del matrimonio y la familia, ambas en las normas públicas a través de iniciativas prácticas. Estoy orgulloso de reportar que, con el apoyo de FPG y sus socios, la nueva constitución Keniana, la cual fue recientemente adoptada con el apoyo abrumador incluyó artículos para proteger la institución del sagrado matrimonio así como la santidad de la vida en el útero.

Ambos temas han sido duramente controvertidos en las democracias más desarrolladas del occidente, como en los Estados Unidos y Europa. Sin embargo, Kenia ha tomado el liderazgo en estos temas sociales, reconociendo que ellos tienen consecuencias nacionales y globales. Me gustaría señalar que esta era ofrece tales oportunidades para otras naciones, ricas o pobres, poderosas o débiles, para trazar sus propios destinos y ser líderes en abarcar los problemas críticos que afectan la comunidad global. Pero, para ser verdaderamente un líder, uno debe ser motivado por una clara visión y un espíritu altruista de servicio como también ser consciente de los problemas y los resultados potenciales.

Por eso es que nuestra tercer área de enfoque es la de crear una “cultura del corazón” a través de la cultivación del carácter individual y el poder transformador del servicio. El servicio en este contexto más amplio conlleva a aprovechar la creatividad humana en esfuerzos colaboradores para resolver problemas, a través de hacerse “dueños” de la solución en lugar de ser solo “participantes” en el proceso. Así, FPG promueve emprendimiento social e iniciativas de desarrollo comunitario, “adueñado” por los socios locales, como herramientas importantes en abarcar los problemas más desafiantes así como el mantenimiento de la sostenibilidad. Igualmente, sirviendo juntos en una causa común que pueda ayudar a romper barreras que existen entre pueblos en conflicto, y así poder ser un instrumento poderoso de paz, entendimiento, y transformación personal.

Un ejemplo de tal éxito continuo es la iniciativa de limpieza del rio Nairobi que fue lanzada en las secuelas de la violencia poselectoral de Kenia en el 2008. Este esfuerzo continúa hasta este día mientras los Kenianos y jóvenes voluntarios de todo el mundo plantan árboles a lo largo de sus orillas, trabajando para hacer de Nairobi, una vez más, la ilustre “ciudad verde bajo el sol.” Estoy complacido de reportar que el éxito de esta iniciativa ha sido notado por el Programa Ambiental de la Organización de las Naciones Unidas así como el Gobierno de Kenia. Debido al éxito de este proyecto, estoy orgulloso de anunciar hoy que ha crecido para convertirse en: “Iniciativa Ríos de Paz.”

Inspirado por ese modelo exitoso aquí en Kenia, FPG Nepal lanzó un proyecto similar para limpiar el muy contaminado Rio Bagmati en Katmandú, tradicionalmente considerado un símbolo nacional y, lo más importante, un rio sagrado. Miles de voluntarios recientemente se reunieron para el lanzamiento entusiasta de la campaña de limpieza del Rio Bagmati como parte de “Iniciativa de Ríos de Paz” global, antes del festival regional de Katmandú. Durante ese periodo de tiempo relativamente corto, esta campaña ha ganado un impulso significativo con el apoyo y la iniciativa de jóvenes líderes locales, organizaciones comunitarias, y empresas.

Aquí en Kenia, los Ministerios de Educación y Educación Superior, como también Brand Kenia, se han asociado con FPG para construir sobre nuestros exitosos programas de educación del carácter, lanzando una iniciativa de competencias del carácter en toda la nación. Esta extensa campaña ha inspirado a miles de jóvenes con un mensaje transformador que se enfoca en la construcción del buen carácter y en establecer opciones de estilos de vida positivos. Nuestro Programa Conjunto de Competencias de Carácter también está iniciando proyectos piloto en profundidad con escuelas en Nairobi y más allá, equipando los estudiantes con las herramientas de carácter para ser exitosos como futuras cabezas de familia, empleados, dueños, líderes y, sobretodo, como buenos ciudadanos patriotas.

Además, las asociaciones son críticas para el avance de los objetivos de la resolución de conflictos, paz y desarrollo que esta Convención está abarcando. Aquí en Kenia, la Oficina del Presidente ha coordinado un grupo de trabajo interministerial para apoyar esta convención, así como los programas continuos de FPG que beneficiarán la juventud de esta nación mucho después de que este evento concluya. En los Estados Unidos, FPG se asoció con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, así como la Oficina del Gobernador de Atlanta en un programa de competencias de carácter para los jóvenes dentro de la ciudad con un impacto positivo significativo documentado por una universidad Estadounidense reconocida. En Nepal, la Cámara de Comercio e Industria de la Federación Nepalesa estuvo aliada en la organización central para el Festival Paz Global en Asia del Sur 2010, así como los dueños de los programas cívicos y sociales continuos, iniciados durante el festival. Y la lista sigue.

Este nivel de “adueñamiento” sobresaltado en estos ejemplos se ha vuelto la norma en lugar de ser la excepción después de nuestro Festivales Paz Global y Convenciones. Debido a la meta profesada por FPG para educar “dueños” de la solución en lugar de “participantes” en el proceso, así como nuestra habilidad para construir extensas asociaciones multisectoriales, hemos sido capaces de sostener programas a través de socios locales comprometidos a la visión, principios y valores de FPG. Sobre todo, el éxito de estos programas continuos permite a FPG influenciar su base incluso más allá, construyendo incluso más asociaciones, ambas en profundidad y amplitud; convirtiéndose en un movimiento base en la promoción de paz y prosperidad.

Damas y caballeros, la prosperidad económica es una meta esencial para todas las naciones, pero también es importante notar que esta no debería ser la única meta de desarrollo. Deberíamos buscar un balance donde ambas implicaciones sociales y políticas estén también profundamente consideradas. Corea del Sur, por ejemplo, se desarrolló rápidamente de la pobreza a la prosperidad, sin embargo, está enfrentando actualmente el debilitamiento de sus valores familiares tradicionales y su patrimonio espiritual. A diferencia de la Corea de mi juventud, ésta ahora está experimentando una de las tasas de divorcio más altas y una de las tasas de nacimiento más bajas de cualquier nación desarrollada. Esto tendrá consecuencias incalculables en el camino. Aquí en África, el camino a la prosperidad debería honrar y preservar el rico patrimonio espiritual de las familias tradicionales de África y las culturas como una base necesaria para su desarrollo social, político y económico “balanceado.”

Por eso es que creo que el liderazgo moral e innovador es tan importante hoy, no solo en naciones en desarrollo sino también en el mundo desarrollado. El liderazgo moral provee el plan para la construcción de la nación, delineando una visión arraigada en aspiraciones, principios y valores universales, mientras que el liderazgo innovador provee los métodos en los cuales esa visión puede ser realizada. Ambos son como los dos lados de una moneda.

Creo que la mayoría está de acuerdo en que la verdadera causa de la recesión global puede ser directamente atribuida al debilitamiento de principios y valores. Si aquellos en el poder no se regulan a ellos mismos basados en algunas normas éticas, entonces cualquier sistema o institución experimenta corrupción y eventualmente colapsa, sea en el Wall Street o en los salones del gobierno. Al final, la legitimidad y la sostenibilidad de cualquier sociedad libre se apoya en su habilidad de educar ciudadanos éticos y morales, guiados por una visión, principios y valores comunes.

Debido a la fluidez del liderazgo en una sociedad democrática, es supremo educar ciudadanos que se puedan convertir en líderes con integridad. Finalmente, es liderazgo, o la falta de éste, lo que determina los resultados, sean positivos o negativos.
Claramente, el problema de corrupción, tan frecuente hoy, solo será resuelto cuando nuestros ciudadanos se regulen a ellos mismos acordando los principios y valores espirituales que están reforzados dentro de la cultura. El refuerzo requiere un consenso de valores, por eso es que las asociaciones interreligiosas son muy vitales en los líderes de fe coalescentes para trabajar juntos como la conciencia de la sociedad.

En esta era de la globalización, la cooperación regional y continental es crítica para la solución de problemas, en adición a la promoción de paz y desarrollo. Aquí en el Este de África, un nuevo nivel de compromiso ha sido logrado a través del lanzamiento de este año de la Comunidad del Este de África que incluye naciones como Kenia, Uganda, Tanzania, Ruanda y Burundi. Tales iniciativas son necesitadas y un paso positivo para dirigirse en colaboración con desafíos regionales únicos del norte, oeste, sur y, en este caso, el este de África. Reconciliación, paz y prosperidad en estas cuatro esquinas del continente Africano podría marcar una nueva era para África y los Áfricanos desde el Sahara hasta Cabo Buena Esperanza y desde Costa Marfil hasta costa Zanzíbar.

Esta es una era en la que los Africanos pueden liderar en maneras que eran inimaginables antes. Yo sé que muchos en el mundo desarrollado están tratando de hacer su marca en este continente, a través de incentivos económicos, ayuda humanitaria, o a través de precedentes históricos y culturales remontándose a la era del colonialismo. Estas fuerzas han formado definitivamente el estado actual de las relaciones en este continente pero no está rindiendo a lo que podría pasar en el futuro. El 2010 debería indicar una nueva década de liderazgo Africano desde las comunidades locales hasta los salones nacionales del gobierno y hasta las cuatro esquinas regionales de África donde una nueva raza de líderes, motivados por una visión común arraigada en principios y valores universales, crecen para formar el futuro de este continente y, posiblemente, el mundo.

Como estudiante de historia, he observado que el verdadero liderazgo es manifestado en la autoridad moral, la cual tienta a la gente dispar a alinearse naturalmente, sin fuerza o coerción, a una visión o causa común. Como ya lo he mencionado, el paradigma de liderazgo de esta década y, posiblemente, el siglo, debería ser el liderazgo moral e innovador. Qué podría ser más natural que alentar la humanidad a deshacerse de sus pretensiones y reconocer nuestra humanidad común como “Una Familia Bajo Dios.”

Kenia, en la costa este de África, ya ha tomado el liderazgo a través de dar nacimiento a una nueva constitución, la cual reconoce la soberanía de Dios como la fuente de todos los derechos humanos fundamentales, reconociendo las raíces espirituales de sus principios y valores nacionales. A diferencia de la constitución previa, la cual fue apresurada a establecer una infraestructura básica gubernamental después de la liberación de su yugo colonial, este esfuerzo refleja la sabiduría colectiva de una experiencia africana única, la cual reconoce la importancia de la causa raíz en la creación de una mejor Kenia y, potencialmente, una mejor África. Este precedente puede continuar barriendo el continente de África, desde Egipto en el norte hasta Sudáfrica en el sur, así como Nigeria en el oeste.

Estos movimientos regionales para aprovechar y formar las aspiraciones de una África renovada pueden dar un significado importante e inyectar nueva vida a la actual Unión Africana. Como todos sabemos, el continente Africano tiene vastas cantidades de recursos humanos y naturales intactos en gran parte. Para aprovechar esos recursos para el beneficio de todas las personas de África, es vitalmente importante que una visión común arraigada en principios y valores fortalezca las alianzas dentro de la Unión Africana. Esperemos que esto pueda guiar a grandes integraciones políticas y económicas, las cuales son absolutamente necesitadas para competir más efectivamente en el mercado global de hoy. Del mismo modo, creo que los movimientos de la consolidación regional y continental van a tomar lugar en Latinoamérica y Oceanía, ubicando así el escenario para el incremento de la influencia de África en el escenario público como un líder que establece precedentes dentro del hemisferio sur.

Dada la posición única de África, que beneficia el Océano Atlántico y el Índico, ésta sostiene un rol histórico y natural en la intermediación de las necesidades de recursos humanos y naturales del Este y los poderes crecientes en Asia, así como el arbitrar la división religiosa y cultural entre Europa y el Medio Oriente. En otras palabras, cualquier cosa que se revele aquí – sea positivo o negativo, bueno o malo – tendrá consecuencias globales. Por eso es que los ojos del mundo han convergido en África, buscando hallar un nuevo amanecer de esperanza y liderazgo que pueda crecer de su problemático pasado y liderar el mundo de paz y coprosperidad. En corto tiempo, el futuro de este continente y el mundo descansa en las manos de los africanos y en el destino de África.
Antes de concluir me gustaría elogiar al Concejo de Liderazgo Paz Global y al estimado Comité de miembros invitados por presentar la Declaración de Nairobi en esta convención. Se anunciará el número de medidas de acción que será avanzado como resultado de esta convención y las iniciativas regionales de Katmandú y Yakarta, desde Seúl hasta Asunción, y a lo largo del Continente de África en lugares como Nigeria. Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de demostrar nuestro verdadero adueñamiento mientras llevamos la visión y lecciones aprendidas de esta convención histórica de vuelta a nuestras comunidades y naciones.

Damas y caballeros, mientras estoy aquí situado en la compañía de tales dignatarios y líderes de esquinas dispares de este continente y el mundo, me atasco con el significado de este momento – un momento en el que un sueño puede ser plantado para destellar la imaginación de una nación, región, continente, y el mundo.

Si me permiten el atrevimiento, me gustaría desafiar a cada uno de ustedes a soñar en grande y tomar la responsabilidad de la moral global y el liderazgo innovador. El futuro es suyo para que lo moldeen. Juntos podemos pavimentar el camino a la reconciliación, paz y prosperidad.

Van a aprovechar este momento? Se levantarán conmigo para soñar el sueño más grande de todos, construir un mundo de paz y coprosperidad a través de la visión de Una Familia Bajo Dios?

La opción es suya y el momento es suyo.

Que Dios los bendiga a ustedes y a sus familias. Muchas gracias.

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
RSS
YouTube
YouTube
Google+
Google+
http://espanol.hyunjinmoon.com/2010/12/discurso-de-apertura-del-dr-hyun-jin-moon-durante-la-convencion-paz-global-2010-nairobi-kenia
%d bloggers like this: