Discurso de la Sesión: “Rol de las Mujeres en la Construcción de Paz”

Dra. Jun Sook Moon, Presidenta de GPW

Presidenta Internacional de GPW Jun Sook Moon junto a Hajiya Amina Namadi Sambo, esposa del Vice-Presidente de Nigeria

Presidenta Internacional de GPW Jun Sook Moon junto a Hajiya Amina Namadi Sambo, esposa del Vice-Presidente de Nigeria

Abuya, Nigeria

8 de noviembre de 2013

Ina kwana

Eh ka ro

Otu tu oma no

Buenos días y bienvenidos a la Conferencia de Liderazgo Paz Global

Me siento muy bendecida de estar aquí con todos ustedes, y espero que su tiempo aquí allá sido tan enriquecedor para ustedes como lo ha sido para mí.

Agradezco las personas de Abuya, Nigeria por haber organizado esta conferencia y por su cálida hospitalidad.

Antes de comenzar me gustaría agradecer a dos personas.

Madame Hajiya Amina Namadi Sambo,

Gracias por servir como la gran matrona de la Conferencia de Liderazgo Paz Global.

Como esposa del Vice-Presidente, usted está en una posición única para implementar el deseo de las personas de Nigeria por un mundo pacifico.

Y agradezco a la Primera Dama, la Dra. Patience Goodluck Jonathan, quien lidera la Misión de Primeras Damas Africanas.

Estas grandes mujeres de Nigeria verdaderamente ejemplifican la importancia del rol que la mujer juega en la construcción de un mundo de paz.

Es muy apropiado que Nigeria sea la nación anfitriona de esta conferencia: “Liderazgo Moral e Innovador: Construyendo la Paz Sostenible por un Futuro Próspero.”

Nigeria es un microcosmo de nuestro mundo hoy. Esta sostiene pueblos de diferentes tradiciones de fe, muchos idiomas, y muchas etnias.

A medida que Nigeria forja un camino para establecer la paz duradera en esta nación, sus esfuerzos impactarán al continente Africano y a nuestro mundo hoy.

Global Peace Women hace un llamado a las mujeres para que sean una parte activa de estos esfuerzos y traigan su fuerza a la mesa a medida que construimos un mejor mañana.

Es natural, creo, para las mujeres tomar liderazgo al traer la paz.

Espiritualmente, las mujeres encarnan la naturaleza creativa de nuestro origen divino.

Los corazones de las mujeres reflejan la naturaleza de compasión y cuidado de Dios. Nosotros damos crianza, somos educadoras, confortadoras, y curadoras. Somos naturalmente conscientes de las necesidades de otros, y estamos deseosas por brindar nuestro apoyo y servicio a aquellos alrededor de nosotros.

Las mujeres tienen una posición única.

Nosotras conectamos las generaciones.

Conectamos los ideales de nuestra respectiva fe y los aplicamos de manera práctica en nuestras sociedades.

Y comunicamos lo que sabemos, multiplicándolo a muchas otras personas.

Como todo en la naturaleza existe en pares apoyados mutuamente, podemos ver que los hombres y las mujeres son conectados intrínsecamente por la sobrevivencia, desarrollo, y avance de la humanidad.

Cada género contribuye al otro, y provee protección y crecimiento a la próxima generación.

La familia es el lugar donde cada aspecto del potencial humano entra en plena comprensión.

En la familia, los hijos son capaces de crecer seguros, protegidos y cuidados por sus padres, influenciados tanto por el amor fuerte y desafiante del padre así como el amor profundo y cuidadoso de la madre.

El hijo también aprende a compartir y cuidar de sus hermanos.

Ellos reciben la sabiduría de sus abuelos, y están conectados a una red más amplia de amor a los familiares. A través de tales relacionamientos, el hijo puede entender que las personas están conectadas como una familia humana global.

De esta manera, la familia es el lugar natural para el crecimiento del hijo para comprender que cada persona es importante, y que todos estamos conectados. Esta concienciación es la base de todas las interacciones de la sociedad.

Esto es por lo que podemos decir que la familia es la raíz de una comunidad y nación saludables.

La familia no solo prepara cada individuo por la participación constructiva en el mundo, sino que la familia continúa siendo el lugar al cual nos referimos nuestro sustento físico y espiritual.

También, la familia es donde encontramos nuestro significado, nuestra inspiración, y nuestras relaciones más satisfactorias.

Dentro de la familia experimentamos el valor del servicio. Observamos que el amor no es meramente sentido o hablado, sino que es transmitido a través de las acciones que los miembros de la familia hacen los unos a los otros todos los días.

Los hijos absorben las lecciones: “La manera de amar es servir.” Esto les ayuda a convertirse en personas cuidadosas y efectivas a lo largo de su vida entera.

Global Peace Women brinda estas lecciones a las cuestiones del mundo. Con la cooperación interreligiosa, el fortalecimiento de familias y el servicio a los demás, comprometemos las mujeres en el mundo cambiante o alrededor de ellas.

Un proyecto comenzado en Uganda, el Proyecto de Estufa, entrena a las mujeres a construir estufas de bajo consumo de combustible con materiales que existen en su ambiente directo.

Ya muchas de ustedes están conscientes de esto, la polución el lugares cerrados causado por los fuegos de cocina son la tercera causa de muerte en el Sub-Sahara Africano, y la primera causa de niños menores de cinco años.

Las estufas limpias concentran el calor directamente en la superficie de la estufa, mientras se ventilan los gases peligrosos y partículas de humo al exterior de la casa.

A causa de que la combustión es más completa, las mujeres reducen el tiempo gastado buscando combustible, liberándolas para actividades más productivas, y protegiéndolas de ataques violentos.

Las estufas limpias previenen la perdida de leña y árboles que conlleva a la desertización.

Este proyecto capacita a las mujeres y provee una transformación inmediata y duradera de la vida de la familia entera, por un precio muy bajo.

Nos hemos asociado con OmniMed, otra ONG con más de 1000 personas en el área para proveer este entrenamiento.

En Kenia, GPW se ha asociado con otras organizaciones para educar las comunidades y comprometerse en microcréditos y se han comprometido en maneras innovativas de convertir la basura en combustible.

En Nepal, el Proyecto de Paz del Rio de Global Peace Women mejoró la eliminación de residuos, y tomo responsabilidad para la limpieza y arreglos del Rio Bagmati que está en peligro de extinción.

A través del uso de vías naturales biológicas para digerir los productos de desecho de la familia, ellos mejoraron los frutos y protegieron el suministro de agua.

En Uruguay, GPW ha engranado a mujeres en temas relacionados a las cuestiones de la vida familiar, incluyendo el efecto de la separación de familias en los hijos, como manejar las enfermedades y la muerte en la familia y la aplicación de los valores de fe en la terapia de pareja.

En Filipinas, Tri Mumpuni de Global Peace Women fue pionera en la generación de poder mini-hidroeléctrico en las aldeas remotas de la nación, ayudándoles a convertirse 100% independientes en la producción de electricidad.

Hoy estoy emocionada de anunciar el lanzamiento del nuevo capítulo durante este conferencia: “Global Peace Women Nigeria.”

Le damos la bienvenida a las mujeres y chicas poderosas y hermosas de Nigeria, y estoy segura que ustedes serán una parte significativa en nuestra red global de pacificadoras.

Nigeria se unirá a nuestras actividades globales para abordar los temas que enfrentan las mujeres, hijos y la unidad familiar. Nosotros defenderemos los derechos de las mujeres y la crianza del liderazgo femenino, levantando el valor innato del valor dado por Dios y las cualidades que las mujeres poseen.

Estoy segura que están de acuerdo en que las mujeres están incrementando la importancias de los roles que juegan hoy en nuestras comunidades y naciones.

De hecho, muchos lo llaman hoy “la era de las mujeres.”

Incluso la ONU recientemente realizo la Resolución 2122 de la Organización de las Naciones Unidas subrayando la importancia de las mujeres en la toma de roles públicos en el área de la construcción de paz.

Sin embargo, para que las mujeres realmente se den cuenta de este potencial, y para que la humanidad realmente se convierta en “Una Familia Bajo Dios,” la dignidad dada por Dios es innata y el valor de las mujeres debe ser reconocido, respetado, y totalmente aprovechado.

Yo creo verdaderamente que cuando nos unimos, como hermanas de diversas naciones y tradiciones de fe, compartiendo el mismo corazón de amor y servicio podemos abarcar el mundo, y crear “Una Familia Bajo Dios” verdaderamente.

A medida que cierro quiero recordarles a todos que las mujeres constituyen más de la mitad de la población del mundo y por lo tanto, el sueño de paz no puede ser logrado sin la involucración de las mujeres.

Así como en la familia, el esposo y la esposa trabajan juntos para establecer estabilidad y desarrollo en su familia, pasando los valores de Dios a sus hijos; para nuestra familia humana global, hombres y mujeres deben trabajar mano a mano para establecer la paz, seguridad, y estabilidad económica hoy mientras se inculca el eje moral y el liderazgo innovador en nuestra próxima generación.

Por favor abran sus corazones a la inspiración del cielo y como Dios está llamando a cada uno de ustedes para avanzar la causa de paz con fortalezas únicas, intereses y áreas continuas de trabajo.

Yo he sido honrada al estar aquí hoy.

Ustedes son verdaderamente personas grandiosas que aman la paz y aman a Dios profundamente. Espero trabajar muy de cerca a ustedes en los años que vienen.

E shay

Na go de

Da-alu no

Dios bendiga a cada uno de ustedes, sus familias y sus esfuerzos por la paz

Muchas gracias

 

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
RSS
YouTube
YouTube
Google+
Google+
http://espanol.hyunjinmoon.com/2013/11/discurso-de-la-sesion-rol-de-las-mujeres-en-la-construccion-de-paz-dra-jun-sook-moon-presidenta-de-gpw/
%d bloggers like this: