Discurso de la Presidenta de Global Peace Women, la Dra. Jun Sook Moon en la Sesion: Mujeres en Liderazgo: Hacia Una Ética de Compasión y Cooperación de la Convención Paz Global Kuala Lumpur 2013

IMG_1833

Sus excelencias, Honorables invitados, mujeres líderes de todo el mundo, damas y caballeros.

Y quiero agradecer realmente a todos los caballeros que estén reunidos aquí hoy. Muchas gracias por venir. Un par de años atrás cuando comenzamos esta sesión de mujeres, no había hombres en la sala. Pero cada año, veo que más hombres participando. No sé porque, pero comenzaron a venir. Y este año, creo que un tercio de la sala está ocupado por hombres, por eso muchas gracias por venir.

Salam Sejahtera.

Buenas Tardes.

Hoy lamentamos el fallecimiento de un gran líder de Sudáfrica, Nelson Mandela, quien no solo era un líder político, sino un líder espiritual de quien podemos aprender mucho acerca de perdón y servicio. También veo muchos representantes aquí con nosotros de nuestro país vecino, Filipinas. Me gustaría tomar un momento de silencio para enviar nuestras oraciones a las familias y comunidades que se están recuperando de la devastación causada por el Tifón Yolanda-Haiyan. Nuestro corazón se sale en solidaridad hacia las mujeres que están realizando actividades de recuperación. Estamos con cada una de ustedes mientras la reconstrucción de su nación para surgir incluso más fuertes. Bangon Pilipinas Kaya Natin To. Sabemos que su espíritu nunca será derrotado. Podemos guardar un momento de silencio por Filipinas, y también por Nelson Mandela. (Pocos segundos de silencio)

Damas y Caballeros,

Tenemos un maravilloso grupo de hombres, mujeres, y jóvenes de todo el mundo reunidos para esta Quinta Convención Anual Paz Global. El momento no podría ser más oportuno ni el lugar más adecuado para el tema de la convención de este año: “Unidad en Diversidad: Construyendo Cohesión Social para la Paz Sostenible a través de Aspiraciones Universales, Principios y Valores,” que Malasia hoy.

Malasia ha sido pionero en un camino hacia la cohesión social y la armonía entre muchas tradiciones de fe, culturas, y etnias que llaman esta nación hogar. Mientras las diferencias de fe y culturales han sido a menudo el corazón de los conflictos alrededor del mundo, Malasia está tratando de crear un precedente tangible de cooperación interreligiosa, intercultural, e internacional basada en aspiraciones comunes para el mejoramiento de la comunidad en general, la nación, la región y el mundo.

Creo que la paz, armonía y unidad son la esencia del espíritu Malayo. Fui inspirada por su costumbre de Rumah Terbuka, “Open House.” Durante las celebraciones culturales y los días santos de muchas tradiciones de fe, los Malayos abren su casa para dar la bienvenida a cualquier persona como un miembro valioso de su familia – sin importar su creencia o etnia. Es un ejemplo conmovedor de la mayoría de prácticas devotas de fe – para hacer de un día santo un momento para acoger y servir la familia humana.

Me gustaría agradecer a las personas de Malasia por el “Rumah Terbuka” que ellos han creado para esta Convención Paz Global. Ustedes han acogido a personas de todas partes del mundo, de muchas tradiciones de fe y etnias diferentes, como parte de su familia. Gracias.

La misión ante nosotros por el poco tiempo que hemos estado juntos es crítica. Yo sé que Malasia no es la única nación buscando IMG_1791soluciones reales para la creación de cohesión social y armonía duraderas. En esta sala, cada uno de nosotros está buscando dirigirse a desafíos similares en nuestras naciones y regiones. Esta convención es nuestra oportunidad de abrir nuevos caminos a un mejor mañana.

Como lo reflejo en las metas de unidad, apreciación de diversidad, y cohesión social basadas en principios universales y valores, yo sé con certeza, que ninguno de estos puede ser cumplido sin que las mujeres jueguen un rol central.

Estas metas resuenan profundamente con el precioso rol que las mujeres juegan en nuestras familias, comunidades, naciones y mundo, y traen a la mesa las características y fortalezas de la mujer como mediadoras, sanadoras, y comunicadoras en todas las facetas de la sociedad.

En la familia – la unidad más esencial de la sociedad – la mujer es hija, hermana, esposa, madre y abuela. A medida que una niña crece, ella crece no solo en fortaleza física o habilidad intelectual, así mismo, ella crece en corazón. Dentro de la familia, ella recibe y da amor, y ella profundiza y expande su habilidad de entender a los demás a medida que pasa por cada etapa. Las madres, nutren y crían la próxima generación, a medida que modelan y educan los hijos en vivir una vida de servicio y amar a los demás. La abuela es a menudo la persona que puede ser la confidente de cada persona en el hogar – porque su corazón es lo suficientemente grande para relacionarse en cada situación diferente.

La familia es, por ende, la escuela del amor, y sus egresados formaran la base de comunidades vibrantes y naciones estables. Ellos serán ciudadanos responsables, y los lideres morales e innovadores del mañana. Sin inculcar tal base moral y espiritual dentro de la familia – fomentado grandemente por la mujer – la visión de Una Familia Bajo Dios permanecerá como un sueño idealista.

IMG_1841Para dar substancia a esta visión se hace un llamado al liderazgo que sea moral e innovador, que se adueñe de la visión y luche por hacerla realidad. El liderazgo toma muchas formas y muchas mujeres hoy están jugando roles importantes en la vida pública. Pero en el énfasis de las carreras para mujeres algunas veces olvidamos el rol único y esencial que la mujer juega y que igualmente un acto de liderazgo. Ese rol es la formación de calidades de carácter y hábitos del corazón dentro de la familia.

La habilidad de las mujeres para percibir los aspectos intangibles de la vida – las emociones inexpresivas, los caracteres de cada persona, la dimensión espiritual – es parte de lo que nos equipa extraordinariamente para el trabajo de la construcción de paz.

Como muchas personas lo han notado, la paz no viene por la fuerza, y esta no sucede por solo la firma de papeles. La paz es un estado de corazón que es manifestado en la acción.  La paz finalmente viene de poner el beneficio de todos primero, y entonces recibir el beneficio de la vida propia.

Este rol, responsabilidad, y corazón se expande a medida que la mujer toma roles en la extensa sociedad, sea como administradoras y profesoras de escuela, organizadoras de comunidad y defensoras de paz, o líderes en la política, negocios, o comunidades de fe.

Tenemos ejemplos de grandes mujeres de GPW, jugando roles en todo el mundo.

Hace un año, aquí en Malasia, trescientos mujeres se reunieron para el gran lanzamiento del capítulo de GPW en Malasia. Fue dicho que las mujeres tienen “un sentido natural de crianza, solución de conflictos con compasión, tolerancia, y ternura de corazón, lo cual puede ofrecer mucho más hacia la mejora de nuestra sociedad.” La mujer y las organizaciones presentes comprometidas a trabajar juntos para la fomentación de la mujer a contribuir en áreas de paz como los derechos de la mujer, el liderazgo de la mujer, el fortalecimiento de la familia, y el servicio comunitario.

En Indonesia, Global Peace Women ayudo las victimas del deslizamiento y recluto estudiantes universitarios para servir a los residentes en una casa de ancianos. Ellos han organizado entrenamientos de paternidad para representantes públicos. Nuestras mujeres líderes de Indonesia se han unido a nosotros en esta convención.

En Nepal, GPW ha organizado proyectos para salvaguardar el suministro de agua y comenzó a proveer estufas limpias para las madres. El Proyecto Cookstove también ha estado trabajando en Uganda, enseñando a las mujeres a construir estufas de arcilla con materiales locales, eliminando la polución en espacios cerrados y reduciendo la necesidad de reunir combustible. Debido que la mitad de la población del mundo cocina a fuego abierto, este proyecto tiene el potencial de transformar las vidas de billones. El taller de mañana presentara este proyecto y espero que le den su interés y su apoyo.

En Filipinas, GPW ha estado activo con las linternas de energía solar y las luces de calle del Proyecto Aldea Alllights, y más IMG_1818recientemente, con la reconstrucción y el trabajo de socorro después de la destrucción del Tifón Haiyan-Yolanda. Muchas mujeres líderes trabajando en Filipinas también están presentes aquí con nosotros hoy.

En Nigeria, la esposa del vicepresidente, Hajiya Amina Namadi Sambo, lanzo nuestro nuevo capítulo nacional, Global Peace Women Nigeria, en una reciente Conferencia de Liderazgo Paz Global en Abuya. Estamos honrados por su participación y palabras hoy.

En Kenia, GPW ayuda a fomentar el desarrollo del carácter ético y moral para la juventud en las escuelas a lo largo del país. La Profesora Leah T. Marangu está recibiendo este año el Premio Paz Global por trabajo pionero en el Fortalecimiento de Familias en esta área.

En Latinoamérica, Global Peace Women ha estado trabajando en Paraguay y Uruguay, dirigiéndose a los problemas de la ruptura familiar.

En Taiwán, Global Peace Women ha estado activo en el patrocinio de los Clubes Global Child Peace, creando bibliotecas y fomentación de proyectos de jóvenes.

En Corea, Global Peace Women ha jugado un rol en el apoyo del Proyecto Alllights Village.

Espero que se tomen la oportunidad de conectar y compartir los unos a los otros a lo largo de la duración de esta convención. Quiero agradecer a todas las mujeres de paz quienes están llevando la visión de Una Familia Bajo Dios en sus comunidades y naciones.

De estos ejemplos de lo que las mujeres son capaces y de la pasión y corazón que ellas traen a la mesa, yo creo que todos estamos de acuerdo en que las mujeres son constructoras de puentes naturales y una parte critica del proceso creador de paz. Creo que esto es lo que nos ha traído a todos aquí hoy.

Quiero usar la oportunidad de esta convocatoria anual de mujeres líderes para unir nuestros talentos, profesiones, y proyectos bajo un tema unificado que espero que guie el año que viene. Podemos hallar el tema en el título de esta sesión: La mujer en el Liderazgo – Hacia una Ética de Compasión y Cooperación.

Creo que estos dos elementos, compasión y cooperación, reflejan la naturaleza de nuestro Creador y su cultura de amor y servicio a los demás.

Para poder alcanzar la paz global necesitamos una visión que abarque las aspiraciones del corazón humano, y encuentre expresión en los principios universales y valores compartidos que rinden fruto en cualidades de carácter. GPW está conectando y fomentando mujeres que ya están activas a una red más extensa de mujeres quienes comparten tal aspiración común. La visión de Una Familia Bajo Dios se ha convertido la base de asociaciones y cooperación en proyectos de servicio practico que están haciendo esta visión una realidad concreta.

Espero que los esfuerzos colectivos de nuestra red base en el mundo entero resulte en un cambio cultural, transformando una cultura de los valores auto centrados, el conflicto y la división en una       de compasión y cooperación.

Gracias por traer su pericia y experiencia para crecer este cuerpo de conocimiento. Son ambos, duramente ganados e incalculables. Sinceramente espero que ustedes ganen substancialmente a través de escuchar de cada uno de los discursantes, así mismo, a través de compartir los unos a los otros en los momentos informales. Cada momento de nuestro poco tiempo juntos es precioso. Les agradezco por estar aquí, y por todo el trabajo que ustedes están haciendo para construir paz en sus hogares, sus comunidades y sus naciones.

Mi suegro solía decir que las mujeres son como el agua, fluyendo en aquellos espacios intermedios, encontrando caminos entre las hendeduras y fisuras, para ablandar los corazones endurecidos y suavizar los bordes ásperos.

Los corazones de las mujeres unidas pueden crear una marejada que barra los obstáculos más poderosos. Espero que cuando se vayan a sus casas hagan esto con energía renovada y con la firme convicción de que el trabajo que ustedes están haciendo es un ladrillo en el edificio de una gran visión que puede traer paz al mundo cruzando todas las barreras existentes.

Les pido que se unan a mí, que sueñen junto a mí, y construyamos esto juntos. Dejen que el mundo sea testigo del poder transformativo de la mujer por la paz.

Antes de irme, me gustaría decir una palabra a todos los caballeros que están reunidos aquí. Cuando piensen en paz, la paz verdadera comienza desde el hogar, y comienza desde el esposo y la esposa. Entonces cuando regresen a casa, muéstrenle a su esposa cuanto la aprecian, y díganle que la aman, porque saben qué? Si ustedes hacen su esposa feliz, no solo ella se va a volver una gran esposa, sino que va a ser una madre estupenda, porque una mujer estupenda hace una madre estupenda.

Y me gustaría decir también algo a las mujeres. Por favor aprecien a su esposo. Ámenlo, díganle que lo aman, aprecien realmente el esfuerzo que él hace por su hogar y sus hijos. Eso le dará fortaleza para que le vaya bien cuando el sale de casa. Entonces, cuando todos hacemos esto como esposos y esposas, eso va a ser un gran comienzo para hacer la paz, y con el tiempo eso traerá paz alrededor del mundo.

Gracias de nuevo por venir hoy. Realmente apreciamos a todos los discursantes por sus grandes palabras y sabiduría. Y cuando volvamos a casa, vamos a tratar de construir una familia bajo Dios.

Muchas gracias

Vídeo del discurso de la Dra. Jun Sook Moon

 

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
RSS
YouTube
YouTube
Google+
Google+
http://espanol.hyunjinmoon.com/2014/01/discurso-de-la-presidenta-de-gpw-dra-jun-sook-moon-en-la-convencion-paz-global-2013/
%d bloggers like this: