Dr. Hyun Jin Moon pronunciando su discurso durante el Simposio Internacional "Hacia una Alianza entre Paraguay y Corea"

Dr. Hyun Jin Moon pronunciando su discurso durante el Simposio Internacional “Hacia una Alianza entre Paraguay y Corea”

Buenos días damas y caballeros, estoy sumamente honrado de dirigirme a ustedes en este Primer Simposio que busca unir a dos culturas y dos bellos países como son Paraguay y Corea, les agradezco a los asistentes internacionales que han cruzado el mundo desde Asia para encontrarnos aquí y a tantas personalidades presentes. Mis respetos a los organizadores del Instituto de Desarrollo del Pensamiento Patria Soñada por tan excelente idea, y a toda la distinguida audiencia
Aunque nací en Corea del Sur y crecí en los Estados Unidos, cada vez que visito Paraguay, me siento como si hubiera vuelto a casa.

He viajado por este país a caballo, en camiones, en barco y en avión. He montado con sus campesinos, debatido con los líderes políticos y empresariales, y he compartido comidas junto con las familias humildes en el Chaco. Cuanto más tiempo paso aquí, más se conmueve mi corazón por su gente. Estoy convencido de que este país es verdaderamente el “vientre” de América a partir del cual un gran renacimiento puede venir. Tiene un papel único que desempeñar en esta región, para este continente y todo el hemisferio.

Muchos desarrollos emocionantes están ocurriendo aquí en Paraguay y el mundo se está dando cuenta de su gran potencial. Esto se evidencia por la convocatoria de la Organización de los Estados Americanos para su Asamblea General en Paraguay hace apenas unas semanas. Los felicito por la exitosa celebración de este importante evento y les insto a aprovechar este impulso, llevando Paraguay a aspirar mayores sueños.

El Potencial de Paraguay

La paz y la prosperidad no se pueden asegurar en este mundo sin naciones que ejemplifiquen la integridad, el buen gobierno y la responsabilidad, junto con el respeto por los derechos humanos, la dignidad y la prosperidad de todos sus habitantes. Creo que Paraguay tiene el potencial de convertirse en un modelo de nación con estos valores.

Paraguay es un país con un enorme potencial para convertirse en un hub central para los negocios, el comercio y el desarrollo económico de la región.

Se encuentra estratégicamente ubicado en el corazón de América del Sur, sin salida al mar entre dos de las potencias de la región – Brasil y Argentina -, además de Bolivia. Con las crecientes preocupaciones mundiales sobre seguridad alimentaria, Paraguay está bien posicionado para jugar un rol importante al ser una tierra rica en recursos naturales, incluyendo sus tierras fértiles para la agricultura, la silvicultura y la ganadería. El país también cuenta con fácil acceso a los ríos que están generando una cantidad importante y creciente de energía hidroeléctrica. De hecho Paraguay se ha convertido en uno de los mayores exportadores de energía eléctrica en el mundo. Existe la posibilidad de otras fuentes alternativas de energía limpia, así como también la exploración de hidrocarburos que tiene lugar.

El recurso más importante, sin embargo, se encuentra en el gran potencial humano del pueblo paraguayo. La belleza del pueblo paraguayo que observé en ese arreo de ganado a través del Chaco en el 2008 es una razón clave por la que este país puede convertirse en un modelo para la transformación nacional. Aquí, los valores tradicionales y espirituales, la fe en Dios y la confianza en la familia están aun muy vivos y son una parte de la vida cotidiana de las personas.
Una reciente encuesta de Gallup concluyó que los paraguayos son las personas más felices del mundo. A pesar de las dificultades que esta nación enfrenta, la aspiración a soñar en grande y mantener una actitud positiva impulsará grandes logros en el futuro. Por encima de todo, ustedes tienen una gran población de jóvenes que, con la educación adecuada, pueden convertirse en los líderes éticos y responsables que pueden cumplir la Promesa Paraguaya.

El desarrollo de la Asociación entre Paraguay y Corea del Sur

Paraguay es un país central en América del Sur que puede convertirse en el centro de una red de comercio que una las costas del Atlántico y del Pacífico y convertirse en un conducto natural entre Brasil y Argentina. Sin embargo, Paraguay también puede mirar hacia el exterior, más allá de este continente. En esta era de la globalización las naciones necesitan alianzas internacionales para desarrollar todo su potencial. Es hora de que un Paraguay emergente deje detrás su aislacionismo pasado y salga al encuentro del mundo. Al mirar a través del Pacífico, Paraguay puede conectarse a la era de Asia y el Pacífico.

El Simposio de hoy es un ejemplo del tipo de colaboración que puede construir el futuro de Paraguay. Hay una gran oportunidad y valor estratégico en una relación entre Paraguay y mi país de nacimiento, Corea. Por eso hemos invitado a los líderes de negocios de Corea, así como representantes de medios de comunicación de Corea a Paraguay para esta discusión.

Paraguay y Corea pueden estar en lados opuestos de la tierra, sin embargo, tienen mucho en común. Ambos tienen pueblos orgullosos y fuertes. Ambas son naciones pequeñas rodeadas de naciones mucho más grandes. Ambos comparten experiencias amargas en sus respectivas historias. En el siglo 19, Paraguay fue devastada por la Guerra de la Triple Alianza, en la que perdió más del 60 por ciento de su población y estuvo dominado por sus poderosos vecinos. Paraguay ha estado en un curso largo y difícil desde entonces, pero ahora está a punto de entrar en una nueva era de progreso.

En el siglo 20, Corea fue devastada por la Guerra de Corea, una parte de la Guerra Fría Global, que se convirtió en algo destructivo para el pueblo coreano. Sin embargo, de los escombros de la guerra de Corea cuando su país fue uno de los más pobres del mundo, los coreanos del sur fueron a trabajar y crearon el Milagro del Río Han. A través de los esfuerzos de la generación de mi padre, Corea del Sur se levantó para convertirse en una potencia económica y un líder en la tecnología y la innovación. En la cara de sufrimiento inimaginable, los dos pueblos han mostrado su determinación de carácter y la capacidad de recuperación del espíritu.

Hoy Paraguay y Corea del Sur pueden estar en diferentes momentos de sus respectivas trayectorias, pero sé que el compromiso entre los dos países puede ser muy beneficioso para ambos.

Corea del Sur se transformó en etapas, surgiendo desde una economía agrícola pobre. Durante décadas, fue un receptor de ayuda, en gran medida asistido por otras naciones. Hoy en día, Corea del Sur es un país donante, ahora está en condiciones de dar y retribuir. Puede aportar su experiencia en el desarrollo y sus recursos para ayudar a Paraguay. Hay empresas coreanas que necesitan nuevos mercados y nuevas oportunidades para inversiones sólidas. Paraguay tiene un gran potencial, y puede beneficiarse de la inversión coreana, la tecnología y la visión para los negocios.

Paraguay también puede aprender de la experiencia de Corea con el desarrollo comunitario a través del Movimiento Saemaul Undong que fue clave para el crecimiento en las zonas rurales. El gobierno proporcionó a las aldeas con materiales para nuevas construcciones pero luego requirió a los aldeanos a proponer, planificar y organizar un proyecto y contribuir con su trabajo y algunos materiales propios. De esta manera, la comunidad tomó la responsabilidad del proyecto y la “propiedad” de ella. No sólo lograron un nuevo edificio pero lo más importante fue un sentido de orgullo de la comunidad y de propósito común. Este enfoque es la clave para dar rienda a las comunidades pobres, aquí en Paraguay y en todos los paises en desarrollo.

Sin embargo, aunque hay muchas lecciones positivas que aprender de la historia de Corea, también hay trampas a evitar. La búsqueda de la prosperidad económica debe ser equilibrada con la preservación de las tradiciones espirituales de una nación y el fortalecimiento de los valores dentro de las familias y las comunidades. Trágicamente Corea del Sur hoy en día ha experimentado una avería grave en su cultura tradicional de la familia extendida. Ahora cuenta con una de las tasas de natalidad más bajas del mundo y está experimentando un aumento en el divorcio, el suicidio y otros males sociales.

La crisis financiera mundial de 2008 lanzó en tela de juicio todo el modelo del mundo desarrollado. Como resultado las naciones emergentes en el Sur no sólo están creciendo económicamente, sino también están en busca de diferentes modelos de desarrollo que hacen honor a su propia familia tradicional y los valores sociales y evitan los problemas morales asociados a la descomposición de la familia y de la comunidad en el que conocemos como el mundo desarrollado.

Paraguay debe convertirse en un país líder en la creación de un nuevo modelo de transformación nacional que puede proporcionar el desarrollo económico y la prosperidad material de su pueblo, sin comprometer las tradiciones espirituales y morales de la nación y sus raíces en los valores familiares fuertes.

La construcción de un Modelo de Transformación Nacional

El Dr. Moon dice cual será el tema para el CPG este año: “Plan para la Transformación Nacional: Libertad, Prosperidad e Integridad a través del Liderazgo Moral e Innovador."

El Dr. Moon dice cual será el tema para el CPG este año: “Plan para la Transformación Nacional: Libertad, Prosperidad e Integridad a través del Liderazgo Moral e Innovador.”

Cuando llegué por primera vez a Paraguay en 2008 y me reuní con muchas personas destacadas hice énfasis sobre la necesidad de una visión nacional clara arraigada en principios espirituales fundamentales y los valores morales compartidos como el punto de partida esencial para la transformación nacional. La cultura precede a la estructura y una base moral sólida es el requisito previo para el crecimiento económico exitoso en una sociedad justa.

Este enfoque está empezando a cosechar los resultados en Paraguay y este simposio es un signo de ello. Si un país no tiene visión nacional o sentido de propósito, y una fundación moral que se expresa en sus instituciones, no es atractivo para los inversores. El riesgo para su dinero es demasiado alto. Así que el énfasis que siempre pongo en los principios espirituales y valores morales no es mero idealismo. También ayuda a reducir el perfil de riesgo de un país.

Soy una persona que sueña en grande, y por lo tanto creo que debemos construir naciones con un entorno social dinámico que eleva y libera las nobles cualidades del carácter humano. Más que simplemente el desarrollo económico, debemos aspirar a la “transformación nacional” – para construir naciones modelo que muestren cómo todas las personas pueden vivir y trabajar juntas por el bienestar de todos.
Hoy en día, el milagro económico que hay Corea del Sur se enfrenta a retos no son sólo a nivel de sus valores morales y familiares, pero a partir de la prolongación de la división de la propia península coreana. Una Corea del Norte cada vez más impredecible y con armamento nuclear tiene el potencial de desencadenar un conflicto catastrófico que podría acabar con la prosperidad del Sur. Para hacer frente a esta amenaza, he propuesto un nuevo modelo de unificación que yo llamo el Sueño Coreano. Se sale del marco de la Guerra Fría de la división ideológica haciendo un llamado a la herencia espiritual que caracteriza al pueblo coreano. Este encuentra sus raíces en un concepto extraordinario denominado Hong-ik Ingan, que significa que la nación debe aspirar a vivir para el beneficio de toda la humanidad.

Durante los últimos tres años, la Fundación para la Paz Global ha estado trabajando en la vanguardia del movimiento por la reunificación de la península coreana. En el 2012 estábamos en la Fundación de Acción para Corea Unida, una coalición de más de 300 grupos cívicos y organizaciones no gubernamentales comprometidas con la participación del público coreano con el tema de la unificación. Para avanzar en este propósito y concentrar la atención internacional sobre la misma, en octubre vamos a convocar una importante Conferencia de Liderazgo Paz Global en Seúl.

En Paraguay no es diferente. Para darse cuenta de su potencial, también se debe tener una visión clara y un propósito nacional, junto con el liderazgo moral e innovador para guiar el proceso de desarrollo. Siempre he animado a los paraguayos que me encuentro a creer que ellos también tienen el potencial de convertirse en un país modelo y catalizador para el cambio y el desarrollo, no sólo en su propio país, si no para esta región, y para América Latina.

Para ello, desde 2008 cuando comencé mi trabajo en Paraguay, he apoyado el establecimiento y la labor continuada del “Instituto Patria Soñada” grupo de reflexión para desarrollar una hoja de ruta para la transformación de la nación. Ellos han estado haciendo progresos significativos, en particular en la región del Chaco, donde se está aplicando su plan para el desarrollo y que están apoyando la introducción de un gobierno transparente y responsable. Ellos merecen nuestro cálido agradecimiento.

También he apoyado la visión y el trabajo de la Misión Presidencial de América Latina que se estableció en la Convención de Paz Global de 2012 en Atlanta. Aplaudo los esfuerzos valientes de estos presidentes nobles para convertirse en modelos de liderazgo moral e innovador en un momento en que tantas naciones están plagadas de corrupción.

Hemos apoyado reiteradamente las Conferencias de Liderazgo Paz Global y las actividades de Global Peace Women en Paraguay cada año para reunir a los líderes de todos los sectores de la sociedad y para el desarrollo de iniciativas prácticas para dar cuerpo a la idea de transformación nacional.

La Iniciativa del Carácter y la Creatividad participa activamente en las escuelas paraguayas, en colaboración con el Ministerio de Educación, inculcando a los estudiantes una sólida brújula moral y la capacidad de liderazgo para ayudarles a convertirse en ciudadanos responsables que contribuyan en sus comunidades y naciones.

CPG 2014 – Plan para la Transformación Nacional

Cada año, la Fundación Paz Global celebra su Convención Paz Global en un lugar de gran importancia estratégica. Este año, en noviembre, ese lugar será aquí en Asunción, Paraguay. La CPG 2014 traerá la atención internacional a la importante labor que se está haciendo en Paraguay para transformar su nación. También pondrá de relieve ejemplos de otros países como Corea que pueden enseñar las lecciones aprendidas de la experiencia necesarias para la transformación de las naciones. La Convención Paz Global incluirá una convocatoria especial de la Misión Presidencial Latinoamericana, junto con IDPPS para discutir las maneras de aumentar la cooperación hemisférica en temas de interés público.

El tema de la Convención Paz Global 2014 es “Plan para la Transformación Nacional: Libertad, Prosperidad e Integridad a través del Liderazgo Moral e Innovador.” Voy a explicar los componentes de este tema. Es algo largo, pero cada elemento es significativo.

Plan para la Transformación Nacional – las naciones meta deben aspirar a lograr la “transformación” – para ejemplificar el buen gobierno que avanza en el bienestar y la felicidad de todos los ciudadanos y los compromete como dueños responsables en la vida de la nación.

La libertad, la prosperidad y la integridad – son atributos de las naciones que apoyan a las más altas aspiraciones de carácter humano. La libertad es un derecho humano fundamental dotado por nuestro Creador. A través de ella la creatividad humana puede ejercerse para crear prosperidad. La integridad representa el marco moral que dirige la libertad y la prosperidad hacia el bien común de toda la sociedad.

A través del liderazgo moral e innovador viene el cambio de la mano de un liderazgo audaz y para lograr una visión de transformación nacional los líderes deben tener el fundamento moral de vivir por el bien y ser capaces de encontrar formas nuevas y creativas para su promoción.

La CPG 2014 en Paraguay promete ser un acontecimiento de gran importancia. Espero con interés la participación y el fuerte compromiso de la gente de Paraguay y de la comunidad internacional e insto a todos ustedes a ser parte de la convención este año.

Quiero agradecer a todos ustedes, una vez más, por su participación en este simposio pionero. Que esta breve convocatoria de hoy sea un catalizador para la innovación y los nuevos compromisos, en especial aprovechando el rico potencial de las alianzas entre Corea del Sur y Paraguay.

Corea del Sur hizo un progreso fenomenal en seis décadas a través de la forma de pensar de la responsabilidad y el propósito común. Ahora se enfrenta a nuevos desafíos para resolver la división de la península coreana para asegurar la paz y la prosperidad a largo plazo.

Paraguay está a punto de hacer sus propios grandes avances, especialmente utilizando para ello su recurso más importante – el espíritu y el carácter de su gente.

En todo lo que esperamos lograr en la vida y en nuestras naciones, el punto de partida es una visión arraigada en principios universales, y ejercida con carácter y convicción guiada por los valores morales compartidos. Ya que sin el espíritu de perseverancia a través de todos los desafíos para cumplir con sus objetivos, una visión seguiría siendo sólo un sueño incumplido.

Vamos a trabajar juntos en cooperación para desarrollar todo el potencial de Corea del Sur y Paraguay, y crear vínculos de beneficio mutuo y prosperidad que nos acercará a un mundo donde todos podamos vivir como miembros de una sola familia bajo Dios.

Muchísimas gracias.

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
RSS
YouTube
YouTube
Google+
Google+
http://espanol.hyunjinmoon.com/2014/06/discurso-del-dr-hyun-jin-moon-durante-el-simposio-internacional-hacia-una-alianza-entre-paraguay-y-corea/
%d bloggers like this: