La Guerra Civil fue y aún está entre las guerras más sangrientas de la historia de EEUU. La guerra volvió hermanos en contra de hermanos, vecinos en contra de vecinos, y después de la pérdida de cientos de miles de vidas, el país estaba cansado de la guerra y esperaba la paz.

Hay numerosas historias de momentos íntimos en la pequeña aldea de la Corte de Appomattox que oficialmente concluyó la Guerra Civil de EEUU. El silencioso encuentro entre el General E. Lee de la Armada del Norte de Virginia y el General Grant, Teniente General de la Armada de la Unión, fue quizás un momento especial en el tiempo que contiene lecciones para nosotros en la actualidad, y en la realización y mantenimiento de la paz.

La rendición del General Lee durante la finalización de la Guerra Civil de EEUU

La rendición de Lee en 1865. “Paz en la Unión.” La rendición del General Lee ante el General Grant en la Corte de Appomattox, Virginia, el 9 de abril de 1865. Reproducción de una pintura de Thomas Nast.

El General Lee, cansado de la batalla se vistió impecablemente en su uniforme gris, cinto y espada ceremoniales, tenso de la expectación, espera el General Grant, a quien le ha hecho rendirse mediante correspondencia escrita hace una hora.

El General Grant finalmente llega, sus botas están salpicadas con lodo, su uniforme azul desabotonado, solo con sus bandas de hombros para indicar su rango a los soldados rasos de sus tropas. Inesperadamente, él comienza a recordar viejas historias con el General Lee sobre la Guerra Mexicana en la que lucharon juntos muchos años atrás. En ese momento, ellos permanecieron juntos, no como un ganador sobre su enemigo derrotado, si no como viejos camaradas.

El tiempo pasa hasta que Lee, con su mente pesada por el peso de la responsabilidad que aún carga de sus soldados sobrevivientes, le recuerda a Grant el propósito de la reunión.

Grant se sienta en el otro lado del salón, tomando nota de los términos de la rendición en una carta y dándosela a Lee.  Estos son términos generosos que permiten que los soldados regresen a sus hogares al rendir sus armas. Una versión de la historia cuenta que Grant miraba la espada de Lee antes de adherir un suministro para permitir que las tropas de la Confederación mantuvieran sus pertenencias personales y armas, incluyendo espadas.

El General Lee lee los términos, y explica que la mayoría de los caballos y caballos de carga pertenecen a  sus soldados. Grant hace una edición a los términos para permitir que ellos mantengan sus caballos y los dos estrechan sus manos.

Soldados de la Unión afuera de la corte en 1865, Fotógrafo: Timothy O'Sullivan.

Soldados de la Unión afuera de la corte en 1865, Fotógrafo: Timothy O’Sullivan.

Aunque muchos han notado la naturaleza magnánima del General Grant, fue la mano invisible del Presidente Lincoln la que permitió tales términos generosos al final de la guerra larga y sangrienta. El General Grant ha recibido direcciones estrictas del Presidente Lincoln de mantener las puertas abiertas a la reconciliación y a la reconstrucción. Pocos meses antes, Lincoln pronunció su segundo discurso de inauguración, dejando claro que su prioridad era reconstruir la Unión, “Con malicia hacia ninguno, y caridad hacia todos,” él comentó en su elocuente y concisa prosa.

Los términos de rendición preservaron la dignidad de la Armada del Sur y por lo tanto, mantuvieron las puertas abiertas a la reconciliación. Después, el mismo día, las versiones de la historia recuerdan que hombres y mujeres de ambos bandos se reunieron a comer, tomar y hablar como si fueran viejos amigos. Eso fue un vislumbre de lo que pudo haber ocurrido bjo el liderazgo de un equipo comprometido a la reconstrucción del norte y el sur. Sin embargo, se le robaría al país la posibilidad meses después, en las manos de un asesino que sintió que las divisiones raciales eran inviolables.

En medio del conflicto, es fácil deshumanizar a los demás, pero cuando se está frente a frente con el enemigo, viendo sus caras, sus familias, sus hogares, entendiendo que ellos están relacionados en más maneras de las que imaginamos, el corazón se abre hacia el perdón, la reflexión y la reconciliación.

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
RSS
YouTube
YouTube
Google+
Google+
http://espanol.hyunjinmoon.com/2017/01/en-la-victoria-y-en-la-derrota-sin-malicia-hacia-ninguno-con-caridad-hacia-todos
%d bloggers like this: